Una de las características de un sistema analítico de calidad, es que nos permita analizar datos provenientes de diferentes sistemas de información y consultarlos como si se tratara de una sola fuente de información.

La solución más usada para solventar este escenario es el de la creación de una carga de datos (ETL). Mediante un proceso ETL, podemos obtener datos de diferentes orígenes y guardarlos en un único repositorio de datos. Y éste, a su vez, es fácilmente accesible por cualquier herramienta que permita la creación de consultas analíticas.

Sin embargo, hay ocasiones en las que la creación de una ETL no es posible, por distintas causas. En ese caso, la solución pasa por la federación de datos.

Federación de datos

La federación de datos consiste en la combinación de datos de diferentes orígenes y con diferentes modelos de datos, en un solo modelo de datos de tipo lógico. Este modelo de datos común es el que se denomina modelo de datos federado.

Hay que tener en cuenta que la federación es una capa lógica. Por tanto carece de un espacio de almacenamiento de datos que actúe como un repositorio único de la información (ese modelo de diseño es el que tenemos en el caso de tener una ETL).

La federación de datos requiere de una correspondencia entre los datos en origen y el modelo de datos federado. Es decir, desde una mera traducción de columnas en el caso más simple, hasta una fórmula que incluya un transformación de los datos en el caso más complejo.

Este nuevo modelo de datos federado es el que será utilizado por las herramientas analíticas para acceder a los datos de los distintos orígenes.

Por ejemplo, si el objetivo del sistema federado de información es obtener las ventas unificadas de dos sistemas de información distintos, al lanzar una consulta sobre el sistema federado, ésta se transformará en dos consultas independientes sobre cada uno de los sistemas origen.

Éstos devolverán dos conjuntos de datos (data sets) con los datos almacenados en cada uno de ellos. En este punto, los dos data sets deben ser combinados para devolver a la herramienta analítica un único data set.

Existen herramientas analíticas que incluyen la federación de datos. Esto les permite estar un paso por delante del resto de competidores.

Beneficios

La federación de datos permite la combinación de diferentes fuentes de datos sin la necesidad de implementar una ETL. En situaciones en las que una ETL no es posible, es la alternativa a seguir.

En escenarios de acceso a datos con una latencia muy baja (casos cercanos a tiempo real), la federación de datos permite la combinación de datos almacenados en un Data Warehouse (cargados diariamente, por ejemplo), y datos del día en curso (esta consulta tendría un filtro sobre datos no cargados en la última ETL). De esta manera, la visión global de los datos es posible sin afectar al rendimiento del sistema operacional (datos del día en curso).

Otro caso típico es el de la existencia de diferentes aplicativos con diferentes modelos de datos. En este caso, sin una ETL, la federación permite la consulta de la información como si se tratase de un único sistema origen.

La federación de datos, al generar múltiples consultas, obtiene los datos en paralelo. Es decir, las consultas se ejecutan al mismo tiempo en los diferentes sistemas origen, para devolver los resultados de cada una de las consultas al sistema de federación de datos. Este paralelismo supone una reducción del tiempo de obtención de los resultados parciales.

Inconvenientes

La federación de datos añade un post-proceso de los datos: la combinación de los data sets.

Este proceso tiene un coste que hay que añadir al de la obtención de los data sets. Si el resultado final requiere la ordenación o agregación de los resultados parciales obtenidos de los diferentes orígenes de datos, este post-proceso debe ser realizado por el sistema de federación de datos.

El coste de este post-proceso dependerá del tamaño de los data sets y de los recursos disponibles en el sistema de federación de datos. Por lo general, una base de datos dispone de más recursos y mejores algoritmos para la ejecución de este tipo de operaciones, pero la elección de la herramienta adecuada y una buena configuración pueden obtener los datos finales con un buen rendimiento.

Otro inconveniente es que la transformación de los datos de los sistemas origen al sistema federado debe realizarse en cada consulta. Si se compara con una ETL, en ésta los datos son transformados una sola vez y almacenados en un modelo de datos optimizado para la consulta de datos. Pero esa transformación solamente se realiza una vez. Por tanto, hay que añadir un retraso en la obtención de los datos en el caso de la federación, si lo comparamos con los datos de un Data Warehouse cargados mediante una ETL.

Conclusión

La federación de datos permite combinar datos de diferentes orígenes a partir de un modelo lógico común y las transformaciones de los datos iniciales.

Esta opción es una alternativa a las cargas de datos, en especial cuando existen limitaciones para la existencia de una ETL.

Las herramientas analíticas que incluyen la federación de datos, permiten un diseño de soluciones analíticas con una flexibilidad más alta que el resto de herramientas, ya que no dependen de la existencia de cargas de datos que unifiquen el modelo de datos, ni de herramientas específicas para la federación de datos.

La federación de datos es una muy buena opción para la creación de pruebas de concepto. De esta manera, es posible obtener una visión de los resultados combinados sin la necesidad de crear una ETL (con un alto coste) en la fase previa al inicio de un proyecto.