El componente principal de una solución de Business Intelligence es el Data Warehouse, el almacén de datos donde guardamos toda la información que vamos a analizar. ¿Cómo saber si el diseño del modelo de datos de tu Data Warehouse, y por extensión de tu solución de Business Intelligence es de calidad o no? ¿Cómo puedes saber si el dinero que has invertido en esta tarea ha revertido en una solución de calidad?

En este artículo te presento los 3 errores más comunes en el diseño de modelos de datos de un Data Warehouse. Esta lista ha sido elaborada a partir de mi experiencia a lo largo de más de 17 años diseñando soluciones de Business intelligence. Es posible que haya otros errores de gran calado que se repitan en otras implementaciones de soluciones de Business Intelligence. Pero yo os hablaré de las que me he encontrado más a menudo a lo largo de mi carrera como consultor.

#1 Un elevado número de joins

Una solución de Business Intelligence tiene como objeto analizar un gran número de datos de manera eficiente. La operación más costosa en el acceso a las tablas donde se encuentran los datos es la join entre dos tablas (lo que se conoce como «cruzar» la información de dos tablas). Por tanto, minimizar el número de joins es vital para obtener un gran rendimiento en las consultas.

Para ello existe el modelo dimensional. Al utilizar esta técnica de diseño del modelo datos, minimizamos el número de joins aumentando así el rendimiento de las consultas respecto al diseño de datos transaccional. En contraposición, una solución de Business Intelligence que trabaje directamente sobre el modelo transaccional (con un elevado número de joins), implicará un alto coste en el acceso a los datos.

En varias ocasiones me he encontrado con aparentes diseños dimensionales basados en realidad en vistas y no en tablas. Es decir, sobre el papel el modelo era dimensional. Pero, sin embargo, en vez de tablas se estaban utilizando vistas. Por tanto, las consultas acababan accediendo a una gran cantidad de tablas, realizando a la vez una gran cantidad de operaciones de join. En este caso, el rendimiento de las consultas es, evidentemente, muy bajo.

#2 Diseñar las tablas a partir de los informes finales

Cuando diseñamos el modelo de datos es importante tener en cuenta las necesidades de acceso a la información de los usuarios. Al hacer esto, somos capaces de identificar las métricas e indicadores por una parte, y las dimensiones necesarias para el modelo de negocio que vamos a diseñar. Sin embargo, basar nuestro diseño únicamente en los informes, suele acarrear errores de diseño.

Por una parte nos alejamos de la metodología de diseño que nos proporcionará esas dimensiones y esas tablas de hechos sobre las cuales basamos el modelo dimensional. Por otra estaremos ligando nuestro modelo de datos a una visión particular de los datos (la de los usuarios). Y en el momento en que los usuarios quieran modificar esa visión de los datos, la tabla que habremos creado sobre unos informes específicos, deberá ser modificada para poder incluir la nueva información que el usuario quiera visualizar.

El mero hecho de añadir una columna a un informe puede conllevar la modificación de una tabla, y por tanto de la carga de datos. Y el coste de realizar ese cambio será muy elevado.

Cierto es que el hecho de disponer de tablas con toda la información necesaria para un informe nos permite acceder a esa información sin necesidad de hacer ninguna join. Sin embargo, diseñar un modelo de datos en base a este sistema de trabajo, no permite reaprovechar las distintas tablas del Data Warehouse, ya sean de dimensiones o de hechos. De esta manera, el modelo de negocio que vamos a diseñar en nuestras herramienta de Business Intelligence, estará ligado no a un modelo de datos genérico sino a los diferentes informes de usuario.

#3 No usar claves sinteticas (surrogate keys)

Es común que las diferentes tablas de nuestros sistemas transaccionales dispongan de claves primarias (claves que identifican unívocamente los diferentes registros de la tabla y que a la vez no pueden ser nulos).

Los diseñadores inexpertos suelen cometer un grave error confiando en estas claves primarias para ejercer como claves primarias del Data Warehouse. Sin embargo, hay varias razones por las cuales utilizar estas claves primarias de los sistemas transaccionales no está recomendado a la hora de diseñar un Data Warehouse.

Estas claves primarias transaccionales pueden variar con el tiempo. Situaciones como migraciones y cargas masivas de datos de otros sistemas informáticos, pueden modificar los valores de esas claves primarias o producir duplicados. Esto puede ser algo relativamente sencillo de corregir en las tablas dimensiones. Pero adaptar esos nuevos valores en las diferentes tablas de hechos (cabe recordar que son las tablas con más volumen de registros en un Data Warehouse), supone un gran esfuerzo, que a menudo resulta demasiado grande.

Además, esas claves primarias transaccionales pueden contener valores alfanuméricos. Este hecho penaliza el rendimiento del sistema ya que la longitud del registro de las tablas de hechos se ve incrementado y por tanto el throughput (número de registros por unidad de espacio en disco) de acceso a los datos disminuye.

El uso de claves sinteticas con valores numéricos (de tamaño mucho menor que las claves alfanuméricas) permite optimizar el acceso a las tablas de hechos mejorando así al rendimiento de las consultas.

Conclusión

El diseño del modelo de datos de un sistema analítico es esencial para obtener un buen rendimiento en las consultas. Un elevado número de joins, un diseño orientado a los informes finales, y el uso de las claves primarias del sistema transaccional son tres grandes errores evitar en nuestra solución de Business Intelligence.

Para evitar caer en estos errores es primordial contar con un equipo de expertos con una amplia experiencia en el diseño de soluciones de Business Intelligence. Si una solución existente no ofrece el rendimiento esperado y es difícil de mantener, es posible que contenga alguno de estos errores.

Si una solución de Business Intelligence incluye alguno de estos diseños erróneos, estos deberán estar debidamente justificados. De no ser así, sabremos que se trata de un error de diseño.

¿Realmente sabes cómo está diseñada tú solución de Business Intelligence por dentro? Si tu respuesta es «No», una auditoría puede ayudarte. Y si estás pensando en crear una nueva solución de Business Intelligence, te recomiendo que acudas a un experto que pueda verificar los diseños generados por tu proveedor de servicios. Una segunda opinión, una verificación de los diseños antes de que sea demasiado tarde, te puede salvar de males mayores en el futuro.