Esta semana se ha celebrado el Mobile World Congress en Barcelona. Según la prensa especializada, uno de los temas estrella de este año es el 5G.

¿Qué impacto tendrá el 5G en la toma de decisiones de las organizaciones?

 

5G

Por fin ya tenemos aquí la tecnología que nos permitirá trabajar con datos en tiempo real. La velocidad de transmisión del 5G puede llegar a ser hasta 100 veces superior a la del 4G. Esto supone un sinfín de oportunidades dentro del marco del Internet of Things (IoT) y por supuesto del análisis de los datos. Mejoras que tendrán un claro reflejo en la mejora en la toma de decisiones.

Dispositivos generadores de datos

En los últimos años hemos podido ver una gran incremento en el número de dispositivos que generan gran cantidad de datos. En algunos casos, como en los smartphones y los smartwatches, al estar dotados de conectividad ya sea mediante 4G o Wi-Fi, estos datos son transmitidos a un repositorio central desde donde pueden ser analizados.

Sin embargo, para la mayoría de estos dispositivos, al no estar éstos conectados online, no es posible enviar estos datos. La solución de compromiso por la cual han optado muchos fabricantes es la de permitir conectar estos dispositivos a un ordenador o a un móvil para así poder descargar esos datos y realizar análisis a partir de esos datos de carácter privado. Por ejemplo, un podómetro o un aparato para medir la presión arterial permiten el análisis de los datos pero solamente a nivel de dispositivo.

Internet of Things

El 5G permitirá la transmisión de datos de manera efectiva. La velocidad de transmisión de datos se incrementará de tal manera que permitirá que los datos generados por estos dispositivos puedan ser transmitidos directamente a un repositorio central.

Los beneficios son múltiples. Por ejemplo, no necesitaremos descargar los datos siempre a un mismo dispositivo para poder disponer de todo el historial de datos. Además, los análisis sobre esos datos podrán ser mucho más ricos y podrán proporcionar información muy valiosa que ahora está fuera del alcance de los usuarios. Un ejemplo es la opción de comparar esos datos con millones de otros usuarios, lo que permitiría comparar cada individuo con otros usuarios de perfil similar.

El 5G es prácticamente una realidad a nivel comercial. Los fabricantes de teléfonos móviles ya están presentando sus primeros aparatos con conectividad 5G. Según se respira en el ambiente, cuando la cobertura sea una realidad, las ventas se dispararán. Y a su vez, el mercado se inundará de dispositivos conectados a esta nueva red de telecomunicaciones. El Internet of Things será una realidad. Estamos a punto de vivir una nueva revolución en lo que confiere a los datos.

Big Data para poder competir

Será en este momento en el que la necesidad de analizar toda esta información experimentará un gran crecimiento. Y para poder realizar ese análisis teniendo en cuenta la gran cantidad de datos, la necesidad tomar acciones en tiempo real y la gran variedad de datos generados, será necesario la aplicación técnicas de Big Data. Las empresas han empezado a moverse en los últimos años en esta área, interesándose cada vez en el análisis de información. Pero aún hay mucho camino por recorrer.

En este mercado tan competitivo es importante moverse rápido. Ya lo dijo en su día Charles Darwin: «Las especies que sobreviven son las que mejor se adaptan a los cambios».

¿Qué nivel de adaptación van a tener las empresas? Es difícil responder a esta cuestión pero lo cierto es  que la adaptación a los nuevos tiempos va a depender de la capacidad de las organizaciones para implantar mecanismos analíticos para mejorar la toma de decisiones a todos los niveles organizativos. Y para eso Business Intelligence y Big Data van a jugar un papel crucial.